.

Con la llegada de la primavera, llega el tiempo de la Primera Comunión en Sevilla. Un momento único y especial, en el que nuestros hijos son los protagonistas de este gran acto de la iglesia católica.

Un rito sacramental, con origen en la Última Cena,  que hace partícipes a nuestros hijos, de forma simbólica, del cuerpo y la sangre de Cristo.

Para los católicos es un acto muy importante y se comparte con todos los familiares y allegados. Cada vez está adquiriendo una mayor importancia su celebración. Todo tiene que estar a punto para el día señalado.

Hay que hacer muchos preparativos como: el traje, los invitados, el convite, los regalos, …

La elección del traje. Se hace con varios meses de antelación. Tradicionalmente, se vestía en tonos blancos, como símbolo de pureza, pero poco a poco con las modas, se puede llevar cualquier color, pero siempre es un estilo formal.

Los asistentes a este acto en la iglesia, son normalmente los familiares más allegados, ya que, por aforo, la mayoría de iglesias dan un número limitado de invitaciones. Luego ya en la celebración se reúnen con el resto de invitados.

Los regalos a los asistentes o recordatorios de comunión, han ido evolucionando con el tiempo. Se ha pasado de la típica estampita con la fecha y hora del acto, a fotografías y pequeños detalles cada vez más originales.

El convite. En este tipo de eventos los menús suelen estar más enfocados a los niños, pues ellos son los protagonistas. No puede faltar su mesa de “chuches” ni su tarta de celebración. La decoración de las mesas es cada vez más personalizada y elaborada. En el catering de Alianzza encontrarás una gran variedad de menús. Vosotros y vuestros hijos podéis escoger los platos que más os gusten para elaborar vuestro menú. El servicio y la atención de Alianzza cuidará de cada detalle para que la celebración sea original y personalizada. Estaremos encantados de ayudaros en cualquier duda.

Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta a la hora de celebrar una comunión en Sevilla, pero lo que nunca hay que olvidar es que es un día para disfrutar.