.

Se han convertido en el imprescindible de toda boda, desde la más clásica hasta la más moderna y, por supuesto, son ideales para una boda rústic-chic. Las cañitas de papel con rayas, corazones, topitos o lisas quedan bien en cualquier sitio. Las podéis poner en botellas de agua personalizadas con el nombre de los novios para que los invitados se refresquen durante el cocktail o a la salida de la iglesia o en tarritos de cristal junto al puesto de la limonada, en la candy bar acompañando los detalles más dulces, durante la barra libre servidas con una amplia variedad de cócteles o incluso durante la recena en pequeños vasos de leche con galletas. La verdad es que es un detalle muy simple que bien combinado, tanto en diseño como en color, puede dar una nota diferente a vuestra boda.

pajitas_14_600x372

A mí me vuelven loca y siempre encuentro una excusa para ponerlas en todas partes. Podéis dejarlas tal cual o presentarlas con algún cartelito divertido que ponga alguna frase como ‘bébeme’, ‘love’ o el nombre de los novios y la fecha de la boda, como siempre os digo: imaginación al poder! Seguro que las fotos del post de hoy os despiertan la inspiración.

pajitas_13_600x400

pajitas_21_600x400

pajitas_2_600x380