.

Cuando una pareja decide casarse y poner fecha al gran día, lo normal es hacerlo con un mínimo de nueve meses, por lo que es totalmente imposible saber qué clima hará el día de la boda. Lo que si que podemos prever, sin embargo, es la temperatura.

Las bodas de verano, organizadas en los meses de julio y agosto, son más calurosas por naturaleza, y es por ello que hay que tener en cuenta varios factores, para que todos los invitados se sientan a gusto.

Con la llegada de la temporada estival, las esperas se hacen más largas, y hay que tener especial atención con la gente mayor y los niños. Se recomienda organizar bodas en las franjas de tarde, para evitar las horas más calurosas del día.

Durante la ceremonia, deja de forma visible cestas con abanicos como detalle de boda como los de Azul y chocolate, en rafia natural o de colores vivos -al fin y al cabo, es verano-, para todas las invitadas que lo necesiten. Es un complemento muy útil, y siempre se pueden diseñar de forma que vayan en armonía con el resto de la decoración.

 

 

A la hora de la fiesta cuando los pies, sobre todo los nuestros, los de las chicas y los tacones! dicen; “hasta aquí he llegado compañera”, todo un placer poder calzar algo cómodo porque la fiesta continúa.

ideas-originales-para-bodas-5-1024x1024